Hace casi un año escribí el artículo de «no dejes para mañana el viaje que puedas hacer hoy«. Desde entonces, esa frase se ha convertido en mi lema de vida y en el lema del blog.

En el post os contaba que ya estaba mejor del problema que tengo en la espalda y, a partir de entonces, me iba a dedicar a viajar todo lo que pudiese y más.

Así lo hice el año pasado. Nos fuimos de viaje a Rusia, la Semana Santa la pasamos en Alsacia, en verano nos fuimos de crucero por el Mediterráneo con parada final en Roma, y también hicimos alguna que otra escapadita por España.

Aunque todos los viajes tienen su encanto, notaba que me faltaba algo en los viajes. Además del peine, que no sé cómo lo hago pero siempre se me olvida meterlo en la maleta, necesitaba algo más.

Cuando estuvimos en Rusia pensé que iba a encontrarme más choque cultural, y no, no fue así. El viaje me gustó muchísimo, pero estoy deseando hacer un viaje que me deje realmente impactada. Un viaje que marque un antes y un después. Los viajes por Europa están genial, pero mi cuerpo me pide más. Mi cuerpo me pide más experiencias. Mi cuerpo me está pidiendo Asia, mi asignatura pendiente.

Y este año se va a cumplir. ¡En menos de quince días nos vamos a Japón!

Siendo sincera, pensé que mi primer pie en Asia iba a ser en el sudeste asiático. Tengo infinitas ganas de ir a Tailandia, Birmania, Camboya o Filipinas. Pero, casualidades de la vida, Juanra tiene que ir a Japón por motivos laborales y, esta vez, yo también voy en la maleta.

Para Juanra, Japón es uno de sus países favoritos y será su cuarta vez allí. Como veis, llevo un buen guía 😉 .

Estaremos quince días de viaje por el país del sol naciente. Visitaremos Osaka, Tokyo, Kyoto, Nara, Miyajima, Kamakura… Ya os iremos contando poco a poco toda la ruta. Además, pasaremos dos noches en Dubai como escala de vuelo y así poder descansar un poco la espalda.

¿Encontraré por fin ese choque cultural que me muero de ganas por descubrir? Espero que la respuesta sea SÍ.

De momento el viaje promete:

  • Os aviso que voy a acabar con las existencias de sushi de todo Japón.
  • Y de sake, of course.
  • Quiero vestirme de geisha, y lo sabes.
  • Voy a dormir en un hotel cápsula como que me llamo María Regina de todos los santos (no, es coña, ya bastante feo es mi nombre, no lleva el María delante).
  • Voy a cantar en un karaoke japonés hasta que acabe lloviendo a cántaros.
  • Y, además, en este viaje no vamos solos. Nos acompañan dos personitas muy especiales para nosotros: A. un amigo de Juanra que ha estado en medio mundo y P.N. una amiga mía, que ha estado en la otra mitad del globo terráqueo. Tenemos las risas aseguradas durante tooooodo el viaje.

Desde que tengo la lesión en la espalda es la primera vez que hago un vuelo taaaaan largo en avión. Reconozco que me da un poco de miedito (estoy cagaita perdida) por si no me sienta bien físicamente, pero solo había dos opciones: o hacer el esfuerzo o hacer el esfuerzo.

Y todo esfuerzo tiene su recompensa ¿no?

Espero pasármelo teta y poder contároslo todo a la vuelta 🙂 .

Un besote y gracias por estar ahí.

Regi.

P.D: Podéis seguir el viaje en directo en facebook y twitter, y especialmente por el instagram stories.

P.D 2: Bueno, os dejo que voy a ir metiendo el peine en la maleta por si las moscas ¿vale? ¡¡Nos vamos el día 31!!

Sigue leyendo otros artículos que también te puedes gustar:

  1. 12 meses y más de 12 viajes, este año sí que ha sido viajero.
  2. No dejes para mañana el viaje que puedas hacer hoy.
  3. Los 15 mejores regalos para viajeros.
  4. Manual de supervivencia para unas vacaciones en pareja.