Manual de supervivencia para unas vacaciones en pareja

A veces, la vida en pareja no resulta tan amorosa y tan bonita como a una le enseñan en las películas Disney. Tienes que aprender a ceder, a amoldarte a los gustos del otro y, también, a veces, tienes que aprender a sufrir:

  • A sufrir los pedetes de tu pareja.
  • A sufrir que te roben el edredón por las noches.
  • A sufrir el despertador de tu querido novio cuando a ti ese día no te toca madrugar.
   

Durante los viajes pasa lo mismo. Viajar en pareja te aporta muchas cosas buenas, pero también es inevitable tener algún rifirrafe.

Por ello, es vital recurrir a un manual de supervivencia en los viajes. Y aquí van algunos de los puntos rifirrafes más comunes:

Siempre hay uno de la pareja que es el “despistado”

Imagínate que estás en la cola del avión y te das cuenta que tu pareja tiene el DNI caducado ¿Qué haces?

  • Opción A: Le quieres matar.
  • Opción B: Vais corriendo a la comisaria más cercana para renovar el DNI, aún sabiendo que se te echa el tiempo encima y puedes perder el vuelo.
  • Opción C: Le dejas en tierra y le dices hasta luego desde el avión.

manual de supervivencia para unas vacaciones en pareja

Imagínate este otro caso que nos pasó a nosotros este verano en Roma. Verídico.

– Regi, ¿a qué hora tenemos la reserva para los Museos Vaticanos?

– A las 3 de la tarde.

– ¿Seguro?

– Sí, jolín, que me acuerdo perfectamente.

Error. La reserva no era a las 3, sino a la una de la tarde. Menos mal que el revisor era un tío muy enrollado y nos dejó pasar.

Solución:

No te fíes ni de tu sombra.

A la hora de escoger un destino ¿quién gana?

Un estudió reveló que el 62% de las mujeres son las encargadas de organizar los viajes, frente a un 38% de los hombres. Por cierto, si tu novio o marido pertenece a este último porcentaje no le dejes escapar. Tienes en casa un auténtico partidazo.

Por contra, ya sabemos que “el que parte y reparte se lleva la mejor parte“. ¿Quién de la pareja suele ser el encargado de escoger el próximo destino?

– El otro día vi en instagram que Lovely Pepa está en Honolulu, ¿podríamos ir allí este verano, verdad?

¿Otra vez vamos a ir de vacaciones a donde tú digas? Siempre escoges tú.

Solución:

Os recomiendo establecer en la relación una política de “un viaje escoges tú el destino, el siguiente lo escojo yo“.

Este mismo sistema decidimos implantarlo Juanra y yo para ir al cine. Después de ver tantos truños cinematográficos, se me quitaron (literalmente) las ganas de volver al cine (también influye el precio de la entrada y las palomitas, claro). Pusimos esto en práctica y ahora soy más feliz.

   

Hacer algún deporte juntos y acabar tirándote de los pelos

Practicar algún deporte durante el viaje solo aporta beneficios: te diviertes con tu pareja a la vez que tonificas el culo. Hasta aquí todo perfecto.

El problema viene cuando un integrante de la pareja es el típico que sus colegas le bautizan como “el torpe del grupo”. Ese típico amigo que todos tenemos, que siempre se mancha comiendo, se suele caer por la calle sin ton ni son, o que jugando al tenis su raqueta siempre tiene agujeros.

Y si no tienes ese colega en el grupo, es que eres TÚ el torpe.

En mi caso, reconozco que yo soy la inútil. Hay ciertas cosas que ya las he dado por imposible. Como es el caso de ir a esquiar juntos o hacer un descenso de piraguas. Ya lo conté en el post de las Hoces del Río Duratón que esto de hacer piragüismo casi me cuesta mi relación.

manual de supervivencia para unas vacaciones en pareja

Solución:

Lo más honesto es que el inútil de la pareja haga una retirada a tiempo por el bien de la humanidad.

Gustos diferentes y realmente inexplicables para el otro

Hay peculiaridades de cada uno que a veces resultan difíciles de entender por tu pareja. Por ejemplo, Juanra no entiende como a mí no me puede gustar el marisco. Lo único bueno que tiene esto es que sentarse al lado mío en una boda es un auténtico chollazo.

Lo mismo pasa en los viajes. Hay veces que uno no entiende:

  • Por qué a las mujeres nos gusta tanto la playa. La respuesta es fácil. El vuelta y vuelta en la toalla debería ser considerado un deporte olímpico.
  • Por qué nos llevamos una maleta como una casa de grande para ir un fin de semana de viaje.
  • Por qué durante el viaje tenemos que reservar unas horas, una tarde o tooooodo el día para ir de compras. Por cierto, te aconsejo que ese día le digas a tu pareja que lleve una batería extra para el móvil 😉 .
  • O por qué tu pareja se tiraría todo el día viendo un museo, cuando a ti te aburren soberanamente.

Solución:

Todo tiene solución en esta vida, menos el tema de la ropa en las mujeres. Dalo por perdido.

La orientación y el tema GPS

Cuando estás en Pernambuco y no tienes ni idea por qué camino tirar, el GPS es Dios. Lo que no entiendo es la manía que tienen algunos de usar el GPS incluso para ir de casa al trabajo. Y a mí, la voz cansina que tiene la señorita del GPS me pone de muy mala os… leche.

Otro tema peliagudo es la mala orientación que puede tener tu pareja.

– Creo que es por allí.

– Que va, el mapa (o el GPS) marca por el otro lado.

– Que no, confía en mí, es por aquí. Lo tengo claro.

¿Y dónde acabáis? Pues perdidos en algún lugar inhóspito del planeta.

Hablando de orientación, otra situación que no puede darme más vergüenza en los viajes es cuando le preguntas a alguien donde está un lugar, y luego resulta que lo tienes al lado.

manual de supervivencia para unas vacaciones en pareja

Solución:

Señor, dame paciencia.

Y por último, y no menos importante, el tema “ñiki-ñiki” en los viajes

Imagínate, llevas todo el día pateando Nueva York, París o Londres. Llegas por la noche al hotel reventado. Por muchas ganas que tengas de ñiki-ñiki, te tumbas en la cama y no tienes fuerza ni para mover las pestañas.

Parece que se cumple esa canción de Mecano que dice “quiere camaaa pero otraaaa variedaaaad“.  A todos nos ha pasado alguna vez ¿no? El que diga lo contrario ¡miente!

Solución:

Dicen que al que madruga Dios le ayuda. O como decía Leticia Sabater ¡Al mediodíaaaa alegríaaaaa!

¡Ojo! Que quede bien claro que a mí viajar en pareja me encanta, pero a veces… ejem, ejem. Ahora que me he desahogado a fondo contando mis historias, por favor, déjame un comentario y confírmame que no soy la única persona a la que la pasan estas cosas.

¡Y si te ha molado el post puedes compartirlo en tus redes sociales, guapetón!

   

Sigue leyendo otros artículos relacionados que también te pueden interesar:

  1. Ventajas y desventajas de tener un blog de viajes en pareja.
  2. 61 cosas que hacemos todos los viajeros al menos una vez en la vida.
  3. Cómo organizar un viaje sorpresa (sin levantar sospechas).
  4. Los 15 mejores regalos para viajeros.
Por | 2017-02-23T11:24:01+00:00 Febrero 12th, 2017|Categorías: Consejos viajeros, Ideas originales|Etiquetas: , |10 Comentarios

10 Comentarios

  1. Abel 12/02/2017 en 20:46- Responder

    Jeje buenisimos consejos, simpaticos. Es complicado viajar con cualquiera sea quien sea pero a la vez muy gratificante si es tu pareja. En el 2015 estuve 17 dias en Europa, de ellos 11 solo. …….y fue genial. …..sorry. Hay que hacerlo alguna vez!! Saludos

    • Regi 12/02/2017 en 20:58- Responder

      Hola Abel!!! Por supuesto, eso que quede clarísimo. Es el mejor compañero de viaje!! Pero quería hacer una pequeña recopilación de anécdotas jeje!! Espero que te hayas reído un ratillo con nosotros!!

      En viajar solo tampoco hay ningún problema! También creo que hay que hacerlo alguna vez en la vida!

      Un saludo!

  2. Clara 12/02/2017 en 22:20- Responder

    Muy simpático post! En los viajes compartidos tenemos que aprender a ceder un poco cada uno… por ejemplo mi pareja se pone un poco “musgoso” el primer día, es su reacción a los nervios de viaje y esas cosas incontrolables, así que he aprendido a ir cada uno a su bola el primer día para luego disfrutar el resto del viaje juntos. De lo del GPS no te puedo acompañar, porque los dos nos orientamos muy bien 🙂

    • Regi 13/02/2017 en 11:21- Responder

      ¡Hola Clara!

      Muchas gracias por tu comentario 🙂

      Jo, que suerte tienes con lo del GPS, yo le odio muchísimo jjejeje!!! La verdad es que cada uno tenemos nuestras manías, qué le vamos a hacer! Pero con un poco de buen humor y uno truquillos todo se soluciona!!

      Un saludote maja!!

  3. Lopapeysa 13/02/2017 en 16:57- Responder

    Me ha hecho mucha gracia, con lo de las piraguas me he visto, en Nueva Zelanda creí que me tiraba de la piragua jajajja, no se me da bien, que le voy a hacer pero lo intento, y me tiré toda la excursión empapandole, ay pobre, que paciencia me tiene con lo de los deportes.
    La verdad qu nosotros en casi todos los viajes tenemos algún rifirrafe, por tontadas y que se nos pasa enseguida, que si el gps, que si uno quiere ver una cosa, el otro seguir otra ruta, y el tema comidass, yo soy muuuy de gastronomía, y cuando me entra el hambre como no paremos a comer me pongo de mala leche, y él puede comerse una vaca de una sentada o tirarse todo el día sin comer, le da igual, al final siempre intento llevar algo de provisión en el bolso por si acaso jajajaj. Pero si, no todo es de color de rosa y maravilloso , y viajar con amigos tres cuartas de lo mismo o peor jajajaj

    • Regi 14/02/2017 en 09:54- Responder

      Hola Lopapeysa!

      Muchas gracias por tu comentario. Me alegro que te hayas reído un poco, aunque haya sido de nosotros jeje!!
      Me hace gracia lo del tema de la gastronomía y que te pongas de mala leche jeje!! La verdad es que también, a la hora de escoger restaurante, pueden saltar chispas jjeje!!

      Al final como todo, todo tiene sus pros y sus contras, pero yo creo que compensa viajar en pareja verdad?

      Un saludote maja!!!

  4. Lilián Viajera 13/02/2017 en 23:13- Responder

    Muy divertido este post. En todo tienes razon..ja ja. Hay que buscar un equilibrio basado en la buena comunicación. Porque sino a la vuelta del viaje pueden aparecen los reproches tanto de un lado como del otro…y sobre todo se debe respetar los intereses de cada uno para conocer el lugar q se visite.
    Me encantó leerte.
    Gracias

    • Regi 14/02/2017 en 10:00- Responder

      Hola Lilián, bienvenida al blog!
      Gracias a ti por pasarte por aquí 🙂 .
      ¿Sabías que el mayor porcentaje de divorcios se producen a la vuelta de las vacaciones? Es un poco triste el dato la verdad. Yo quería hacer un artículo más bien gracioso, pero nunca viene mal poder recurrir a él si las cosas se ponen turbias jeje!!

      Mil gracias por el comentario maja! Un saludote 🙂

  5. Jose Lop 14/02/2017 en 10:42- Responder

    Jajaja. La verdad es que nosotros nos vemos reflejados en muchos de esos ejemplos pero especialmente en el de elegir el lugar y en ir a esquiar (Gloria tb lo ha dado por imposible)…

    Aun así estoy contigo en que pese a todo eso me encanta viajar en pareja. Sonre todo porque, pese a todo, es mucho más fácil ponerse de acuerdo.

    Un abrazo Regi!!

    • Regi 14/02/2017 en 11:09- Responder

      jejejej Jose qué bueno!! Pobre Gloria 🙁 que no se le da muy bien el esquí jeje!)

      Por supuesto que viajar en pareja es lo mejor del mundo, de eso no hay la menor duda! Además, en el fondo siempre tienes más cosas en común que no, sino no sería tu pareja jeje!! 🙂

      Muchas gracias por pasarte por aquí 🙂

      Un saludote!!

Deje su comentario

Pin It on Pinterest