¿Quieres vivir una experiencia gastronómica de infarto? Sí, de esas que perduran en el paladar por los siglos de los siglos, amén. Bien, hoy en el blog te voy a contar mi experiencia en el Cenador de Amós, el único restaurante 3 estrellas Michelín que tenemos el placer de tener en Cantabria.

Ante todo, me gustaría avisarte que mi experiencia es 100% personal y pagada de mi propio bolsillo. Esto no es un artículo patrocinado, ni mucho menos.

  

Ya sabes que nos encanta comer y la gastronomía en nuestros viajes es una de nuestras debilidades. Por eso, no queríamos desaprovechar la oportunidad de tener a 20 minutos de casa uno de los once restaurantes con tres estrellas michelín de España y no probarlo. ¿Tú también harías lo mismo, o eres de los que no le gusta gastarse la panoja en este tipo de experiencias?

restaurante el cenador de amos cantabria

Casa Palacio del Cenador de Amós

– ¡Juanra, que le han dado la tercera estrella Michelín al Cenador de Amós! Ahora sólo hay 11 restaurantes estrellas Michelín en España y tenemos uno en Cantabria.

– Jo, me encantaría ir, pero es que es una pasta.

– Ya te digo, el menú más barato es de 114 euros y sin bebida.

– Buff, una pasta gansa, vamos. Conmigo no cuentes que estoy ahorrando. ¿Lo dejamos para cuando seamos millonarios con el blog?

Y así fue como se me encendió la bombillita para el regalo de Juanra por Reyes de este año.

restaurante el cenador de amos cantabria

La vida está para disfrutarla. Y si es con la barriga llena, pues mejor

Spoiler: ha sido el regalo que más le ha gustado por el momento. Y, oye, después de 10 años de relación sorprender a tu pareja puede llegar a ser un gran reto. Créeme.

Así que, si por casualidad a tu mujer/novia/marido/idilio/amante/churri/amigo con derecho a roce le gusta comer bien, te acabo de dar una idea de lujo. Es un regalo de éxito asegurado.

Experiencia 3 estrellas Michelín en Cantabria con nombre propio: El Restaurante el Cenador de Amós.

El Cenador de Amós, más que un restaurante, es toda una experiencia a nivel celestial. Los camareros te parecerán ángeles y la comida te parecerá estratosférica.

Entiendo que no todo el mundo está dispuesto a gastarse ese dinero en unas horas de comilona. Pero si te gusta comer bien hay que verlo así, como lo que es, una experiencia gastronómica de alto standing. Y oye, un día es un día.

restaurante el cenador de amos cantabria

El restaurante Cenador de Amós: 3 estrellas Michelín en Cantabria

¿Dónde está el Cenador de Amós? 

El Restaurante Cenador de Amós está en Cantabria, concretamente en Villaverde de Pontones, a 25 minutos en coche desde Santander.

Recuerda, si bebes no conduzcas. Si prefieres olvidarte del coche también puedes llegar en la red de ferrocarril de Feve Santander-Bilbao y bajarte en la estación de Villaverde de Pontones. El trayecto desde Santander en tren es de unos 30 minutos. Una vez que estés en la estación de Villaverde, llegarás andando en cuatro minutos al Cenador de Amós.

Si lo deseas también puedes solicitar directamente un taxi al Cenador de Amós de hasta 7 plazas por 45 euros el trayecto.

¿Cómo es el restaurante?

El restaurante, al timón del afamado chef Jesús Sánchez, está ubicado en una casa palacio del siglo XVIII. La fachada del edificio es barroca y el interior, aunque está reformado, mantiene el suelo, las puertas y los mosaicos de las paredes originales. De esta forma ofrece un espacio reformado minimalista y de vanguardia, pero siempre manteniendo su encanto original.

Nada más entrar, mientras te dan un aperitivo invitado por la casa (unas anchoas de toma pan y moja), te ofrecerán visitar su bodega. Allí encontrarás encorchados con 200 años de historia más de 2.500 botellas: cervezas artesanas, vinos dulces, blancos, tintos, cavas o champagnes de todas las partes del mundo. ¿Tú de cuál eres? Yo soy de blanco hasta la muerte.

restaurante el cenador de amos cantabria

La bodega del Cenador de Amós

Posteriormente, pasas a la panadería. Aquí elaboran con mucho amor a diario el pan de Amós en tres tipos de bocados. Desde el pan blanco, al pan de semillas o la riquísima chapata. Todos hechos a base de cereales de agricultura ecológica.

restaurante el cenador de amos cantabria

La panadería «Pan de Amós»

Vistas ya unas pequeñas pinceladas de esta casona comienza lo bueno. Llegamos al comedor principal, situado en el patio de la casa donde accedían antiguamente los coches de caballos.

  

¿Y cuántos menús hay? Precios del Cenador de Amós

Después de haber hecho el recorrido por la casa nos sentamos a comer. Puedes elegir entre tres tipos de menús diferentes: esencia, experiencia o memoria. Veamos en detalle cada uno de ellos.

  • El menú esencia es el que nosotros escogimos. Cuesta 137 euros por persona con IVA incluido, sin maridaje. El menú está compuesto por 4 snacks, 5 aperitivos, 3 entrantes, pescado, carne, postre y una bandeja de petit fours. Este es un menú cerrado y no se pueden escoger los platos.
  • La carta memoria es la versión reducida del menú esencia, pero pudiendo elegir el entrante, el plato principal y el postre. El menú a la carta está compuesto por 4 snacks, 5 aperitivos, un entrante, un plato principal, postre y petit fours. Este menú sólo se sirve en comidas, no está disponible en cenas. El precio es 114 euros, bodega aparte.
  • Y, por último, el menú experiencia es el más largo de todos. Comerás 5 snacks, 5 aperitivos, 5 entrantes, pescado, carne, prepostre, postre y petit fours. Cuesta 167 euros y la bodega va aparte también.
restaurante el cenador de amos cantabria

Carta del menu memoria, esencia y experiencia

Si por casualidad eres intolerante o alérgico a algo tienes que indicarlo al hacer la reserva. Ellos te adaptan el menú en función de tus intolerancias o alergias.

Desglose de nuestro opción elegida: el menú esencia

Nosotros fuimos a final de temporada, por lo que es probable que cambien la carta del menú esencia, pero te comento brevemente algunas de las delicias que probamos:

  • Snacks: pequeños bocaditos de anchoas, la tortilla del Amós que estaba ultra mega buena, boquerón marinado y tartar de vaca.
restaurante el cenador de amos cantabria

De izquierda a derecha: boquerón marinado, la tortilla de Amós y tartar de vaca

  • Aperitivos: coca de chicharro, ensaladilla rusa con caviar, borraja con alcachofa, brioche de pollo y esencia de cocido de Liébana con morcilla.
restaurante el cenador de amos cantabria

Coca de chicharro, tomate y ensalada de pamplinas

  • Entrantes: foie sobre bizcocho, ensalada de bogavante y yema de calabaza.
restaurante el cenador de amos cantabria

Ensalada de bogavante con su coral, brotes vegetales, estragón e hinojo

  • Pescado: mero con mantequilla de algas.
restaurante el cenador de amos cantabria

Mero con mantequilla de algas, raíz de apio y perlas de cachón

  • Carne: corzo asado con salsa de vino tinto. Estaba simplemente BRUTAL.
restaurante el cenador de amos cantabria

Corzo asado con salsa de vino tinto, coliflor y salsifí

  • Postre: tarta de San Marcos y bandeja de petit fours variada con gominola de higo, bizcocho de té y macaron de quesada, entre otros.
restaurante el cenador de amos cantabria

Versión de la tarta de San Marcos con helado de café, chantilly y chocolate

Todo esto es la versión abreviada del nombre completo del plato. Ya sabes que en este tipo de restaurantes ningún plato tiene el nombre en una sola palabra. Es como Felipe Juan Froilán de todos los Santos, pues igual.

Lo habrás visto en el pie de las fotos. Por si no te has fijado te dejo otro ejemplo: «yema de calabaza, crema de apio, anguila ahumada y trufa». Amén.

Te dejo aquí una foto con el menú completo.

restaurante el cenador de amos cantabria

Menú esencia desglosado al completo

La pregunta del millón, ¿te llenas o te quedas con hambre?

Esta fue la pregunta que más nos repitieron después de ir al Cenador de Amós. Ya sabes que en este tipo de restaurantes tan finolis puede ocurrir que, después de comer, tienes que desviarte de tu camino a casa para hacer una parada en el McDonald’s. Tú ya me entiendes, ¿no? Pero ojo, no siempre es así.

Como te comentaba, los snacks, los aperitivos y los entrantes son pequeños bocaditos. Básicamente, un bocadito de cada. Las raciones de la carne y el pescado sí que son bastante más grandes. Ten en cuenta que en total son 14 platos. Si fuesen grandes sería, literalmente, imposible comerlos.

  

Mi experiencia personal es que sí que te llenas. A mí me costó llegar al postre y Juanra (que come un poquito más que yo) opinaba lo mismo. Te quedas bien, pero sin llegar a reventar y tener que volver a casa rodando.

restaurante el cenador de amos cantabria

Bandeja de petit fours

¿Y qué tal el servicio?

Como te puedes imaginar el servicio en este tipo de restaurantes es exquisito. Como curiosidad comentar que cada plato llegaba a la mesa de la mano de dos camareros diferentes para que se sirviesen a la vez a cada uno de los comensales. También el sumiller te orienta sobre la bebida a pedir, etc.

No hay duda de que el servicio es de 11. Obviamente, también lo pagas.

restaurante el cenador de amos cantabria

El Chef Jesús Sánchez sale a saludar a todos los comensales

Maridaje, ¿sí o no?

Respecto al tema del maridaje, esto es algo muy personal. Nosotros reconocemos que no somos unos expertos en vinos, y por eso decidimos no hacer maridaje (cuesta 85 euros por persona).

Simplemente nos dejamos aconsejar por el sumiller y pedimos una botella de vino blanco para acompañar al menú. Fue un vino Louro (32 euros), con el que acertó de lleno porque estaba fantástico. Si eres fan de los vinos, déjate llevar porque estoy segura que el maridaje no te defraudará nada.

Ojo con los suplementos que pidas

También pedimos dos tés (no incluidos en el menú). La broma fue 4 euros cada té, cosa que me pareció algo excesivo. Vale que después de pagar el precio del menú 4 euros arriba o abajo no me sacan de nada, pero, buff, en mi opinión el té no deja de ser té y el agua (4.50 €) no deja de ser agua, aunque está claro que lo que pagas es el lugar. Bueno, yo te aviso para que lo sepas.

restaurante el cenador de amos cantabria