Nada más empezar a buscar información sobre Singapur nos topamos con el Marina Bay Sands, el mejor hotel de Singapur y uno de los mejores hoteles del mundo. Alojarse en este hotel no baja de los 300 euros la noche. La pregunta que nos surgió, y que probablemente a ti también te ronde en la cabeza es, ¿merece la pena?

marina bay sands hotel singapur

No te vamos a mentir, el dinero no nos sobra y dudamos un poquillo si ir o no, pero una amiga nos insistió y la verdad es que le agradezco infinito que nos diese tanto la chapa.

  

Me encantaría que leyeses este artículo hasta el final, pero siento hacerte un spoiler. Sí, alojarse en el Marina Bay Sands merece la pena mucho, o mejor dicho, muchísimo.

Nosotros, de las tres noches que estuvimos en Singapur durante nuestra luna de miel, pasamos una noche en el Marina Bay Sands. El resto de noches las pasamos en The Quay Hotel. Ahora podemos decir que han sido los 350 euros mejor invertidos del viaje. No me arrepiento en absoluto. Te lo prometo.

El hotel es excelente, cuidan los detalles al máximo, el servicio es magnífico y como experiencia es simplemente brutal. No estoy exagerando nada. Si te vas de viaje a Singapur y quieres darte un capricho ni te lo pienses dos veces. Y no sólo porque vayas en un viaje especial como fue el nuestro, conozco varias personas que han ido sin ser honeymoon y opinan lo mismo. Ahora te cuento todo al detalle.

Importante: ni se te ocurra viajar a Singapur sin un buen seguro de viaje

Como verás, la ciudad de Singapur es cara y cualquier problema médico te puede suponer un ojo de la cara. Pero tranquilo que se puede solucionar contratando un buen seguro al mejor precio.

Nosotros siempre viajamos con Iati Seguros, el mejor seguro de viaje. Por sólo 9 euros al día tienes cubierto hasta 200.000 euros en caso de necesitar asistencia médica. Creo que por ese dinero al día merece la pena viajar completamente seguro y despreocupado.

Además, te ahorras un 5% si contratas el seguro directamente desde este enlace.

marina bay sands hotel singapur

Toda la información del Marina Bay Sands, el mejor hotel de Singapur

Más allá de un hotel de cinco estrellas, el Marina Bay es todo un símbolo de Singapur. Desde su construcción, en el año 2009, es todo un must. Ya sea para alojarte en el hotel, como para simplemente verlo por fuera.

Nos comentaron en recepción que desde que abrió tiene una ocupación media de un 95-98% todos los días del año.

El Marina Bay Sands está compuesto por tres torres de edificios de 56 plantas, siendo la planta 57 la «infinity pool». Tanto en la planta baja como en la piscina infinita, están todas las torres comunicadas entre sí.

marina bay sands hotel singapur

¿Cómo son las habitaciones del Marina Bay Sands?

Nosotros reservamos el hotel por booking y escogimos la opción de habitación deluxe con vistas al jardín. Era la opción más barata en ese momento. La otra opción era con vistas a la ciudad, pero además de ser algo más cara, estas vistas ya se ven directamente desde la piscina.

La verdad es que era un lujazo poder ver los jardines «Gardens by the Bay» desde la habitación. Nosotros estábamos en la planta 13 y se veían perfectamente. Y, por la noche, estaban preciosos. Para que te hagas una idea, nos daba hasta pena irnos a dormir con la maravilla que teníamos delante. Eso nos sirvió para comprobar que las luces de los jardines se apagan a las 2 de la noche. 😉

Conclusión: escoger la habitación con vistas al jardín nos parece una excelente opción.

marina bay sands hotel singapur

Imagínate la habitación por dentro, super amplia, con mesas, armarios y un montón de espejos. Ya me gustaría tener ese espacio en la habitación de mi casa.

marina bay sands hotel singapur

El baño contaba con bañera (entraban dos personas arrejuntaditos), ducha aparte y todo tipo de amenities que te puedas imaginar. Además, como íbamos de luna de miel, nos pusieron pétalos en la bañera y en la cama. A partir de ahora creo que voy a poner la anotación «honeymoon» en todos los hoteles que reserve. 😉

marina bay sands hotel singapur

Una cosa importante que tienes que saber es que los snacks de encima de la mesa, al lado de la tele, tienen un cargo automático. Sólo con sacarlo del cajón de donde están te van a cobrar la consumición a tu tarjeta de crédito. Así que se mira pero no se toca. A no ser que quieras comerlo, claro.

Nada más llegar a la habitación nos trajeron unos bombones. No sé si esto fue por ir de luna de miel o se lo hacen a todos los clientes.

  

Más cosas a comentar de la habitación a modo anecdótico es que si abres la terraza automáticamente se quita el aire acondicionado. Y, también, nada más entrar a la habitación automáticamente se corren las cortinas para ver el paisaje. Son habitaciones completamente domotizadas.

marina bay sands hotel singapur

Lo mejor del hotel Marina Bay: su piscina

Otro de los mayores atractivos del hotel es su piscina infinita en la que tan buenos ratos pasamos. Es una de las mejores piscinas del mundo (y más famosas). Tiene 150 metros de largo, pero no cubre más de 1,20 metros. La piscina es ultra top. Mira que yo, cuando veía fotos de la piscina, tampoco me parecía para tanto, pero una vez allí entiendes porque la gente habla tan bien de este hotel.

marina bay sands hotel singapur

Como única pega comentar que a veces la piscina estaba un poco petada de gente haciéndose selfies (nosotros incluidos, no te vamos a engañar), especialmente por la tarde y por la noche.

marina bay sands hotel singapur

Te aviso que la piscina engancha. Como ya habíamos visitado toda la ciudad, intentamos aprovechar la estancia del hotel al máximo. Sólo salimos del hotel para ver el espectáculo de luces gratuito que hay todos los días debajo del hotel a las 7.45 y a las 8.45. Y para comer, claro.

El resto del día lo dedicamos a aprovechar la habitación y la piscina. Por cierto, el horario de la piscina es de 6 de la mañana a 11 de la noche. De noche es una gozada con todos los edificios iluminados. Sin duda, este hotel fue la guinda del pastel perfecta para nuestros días en Singapur.

Y, por la mañana, si no te importa madrugar, estar solo en la piscina debe ser lo más. Nosotros es que necesitamos una grúa para salir de la cama por las mañanas.

marina bay sands hotel singapur

La piscina cuenta con un restaurante al que le puedes pedir directamente desde la tumbona. El precio es carillo, pero todo en Singapur es caro. Para que te hagas una idea, una ensalada césar cuesta 16 dólares de Singapur (10.6 euros), una cerveza 14 dólares (9 euros) y unas patatas fritas 12 dólares de singapurenses (8 euros).

marina bay sands hotel singapur

¿Puedes entrar al hotel sin ser huésped? Trucos varios para ver las vistas desde arriba sin pagar un duro

El Hotel Marina Bay Sands tiene algunas zonas en las que se pueden acceder gratuitamente y son para todos los públicos. Independientemente de que te alojes en el hotel o no. Por ejemplo, la entrada al hall, a las tiendas de la planta baja y al casino es libre. Luego hay otras zonas que son exclusivamente para clientes, como es la piscina.

marina bay sands hotel singapur

Truco: cómo conseguir entrar en el Marina Bay y ver las vistas desde arriba.

Entrar a la piscina sin ser huésped es imposible. Tienen la piscina totalmente blindada y cada persona tiene que pasar la tarjeta de la habitación individualmente tanto al entrar como al salir de la piscina. Vamos, olvídate de entrar por tu cara bonita.

  

Una opción a la que puedes recurrir, si quieres ver las vistas desde arriba del Marina Bay, es tomar algo en el Bar Ce la Vi. Está en la misma planta que la piscina, la 57, justo al lado de la piscina blindada. Las vistas a la ciudad son las mismas, lo único que cambia es que no te puedes bañar. Por cierto, si vas a comer o a cenar a este restaurante te recomiendo reservar con antelación.